Villanova es uno de los cuatro barrios históricos de la ciudad de Cagliari. Colocado a los pies del barrio de Castello, se menciona por primera vez a fines del siglo XIII en documentos comerciales entre las ciudades de Pisa y Génova. No hay mucha información sobre su desarrollo en ese momento, pero es cierto que se pobló gracias a los habitantes del cercano Campidano que, utilizando jardines y parcelas periféricas adyacentes a la ciudad, dieron impulso a una economía agrícola y artesanal importante.

El barrio estaba dotado de murallas que contaban con una serie no especificada de torres pequeñas y tres torres principales, estas últimas equipadas con puertas de acceso al barrio. Una de ellas estaba ubicada al final de Via Sulis y se llamaba “Porta dei Calderai” (“Puerta de los Caldereros”). Otra estaba en el centro de Via Garibaldi en el Pórtico Romero, y la última, más conocida y mencionada en documentos históricos, llamada Porta Cavana, estaba ubicada cerca de la Iglesia de San Cesello.

El trazado urbano ha sido, y lo es aún hoy, caracterizado por cuatro calles principales paralelas: Via San Giovanni, Via Piccioni, Via San Giacomo y Via San Domenico. El barrio tenía dos importantes centros de culto: la Iglesia de San Giacomo y la Iglesia de San Domenico, realizadas en estilo gótico.

El barrio, hoy considerado un verdadero pueblo dentro de la ciudad, estaba habitado sobre todo por campesinos que trabajaban en los huertos y los viñedos (el mismo topónimo Via Giardini recuerda las actividades agrícolas que tuvieron lugar en el vecindario hasta mediados del siglo pasado), de artesanos muy apreciados (Villanova durante el siglo XVII vio el florecimiento de los «plateros» que dieron lugar a uno de los talleres artísticos más importantes de la isla), escultores y los que fueron llamados “arregateris”, hombres que se dedicaban a la venta de varios tipos de productos. Villanova también era el distrito de las panatteras, mujeres que preparaban pan que se vendía en toda la ciudad.

Las tradiciones se han mantenido intactas durante siglos: las celebraciones relacionadas con la Semana Santa están organizadas en el barrio por diferentes cofradías y culminan, después de una preparación larga y muy envolvente, en la procesión de S’Incontru el domingo de Pascua.

Para aquellos que deseen descubrir el barrio y visitar la Iglesia de San Giacomo, el claustro gótico de San Domenico y pasear por las calles medievales se pueden reservar visitas con nuestros guías durante todo el año.

Contattaci

Inviateci una email e risponderemo prima possibile

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search